Publicado en Cycle y etiquetado como MTB
Imagen de componentes y accesorios de MTB

La verdad es que soy todo un perfeccionista en lo que a componentes útiles se refiere, sobre todo si tienen una gran relación calidad-precio y buenas características técnicas. Supongo que a lo que me refiero es que soy más de SLX que de XTR, y más de un piñón expansor de 42D que un XX1; lo único que sé es que el camino hacia la locura del MTB no se centra en tu equipación, sino en tus habilidades con la bici. Aunque por mucho que te cuente esto, sé perfectamente que unos componentes nuevos y relucientes tampoco pueden hacer ningún daño… ¡eso nunca!

¿Necesidad o deseo? ¡Quizá una mezcla de los dos!

La renovación de tus componentes y accesorios puede resultar a menudo un tema bastante divisorio entre ciclistas. Vivimos en una sociedad en la que nos bombardean constantemente con el último tamaño de rueda, las bicis de carbo-titanio o los bujes traseros de 148 mm, elementos que, según dicen, cambiarán nuestras vidas ciclistas para mejor. La verdad, como siempre en estos casos, se encuentra en un punto intermedio: las bicicletas con las que rodamos hoy en día son por lo general tan avanzadas que nunca llegaremos a forzarlas hasta el límite de su diseño. Algunos ciclistas se empeñan en el "solo renovaré mis componentes cuando me haga falta", mientras que otros te dirán rotundamente que quieren "estar a la última con las nuevas tecnologías" y también el clásico "porque me encanta llevar accesorios nuevos en la bici".

Me gustaría aclarar que personalmente me encuentro anclado con firmeza entre ambas opiniones: por un lado soy conservador (no en política) en lo que a renovaciones de componentes se refiere, pero por otro estaría mintiendo si dijera que de vez en cuando no paso noches en vela soñando con manillares o bielas de carbono… (el por qué sueño con esto, ¡no me lo preguntes!). Supongo que la razón está en que en mi cabeza veo cómo derrapo en las curvas, cómo hago una pirueta perfecta en el aire o cómo me adueño de los terraplenes sin dificultad. La triste verdad es que, en realidad, rebaso en las curvas, hago caballitos con la rueda delantera en los descensos, y cuando trato de darle caña y derrapar, por lo general acabo frenando en seco (le doy demasiado al freno trasero…).

No deberías subestimar nunca tus habilidades ciclistas, ni tampoco deberías infravalorar tampoco la importancia de un buen entrenador (será una de las mejores mejoras que hagas nunca). No obstante, la renovación de accesorios útiles tiene su lugar, simplemente tienen que adaptarse a tus necesidades y deseos personales.

El aspecto psicológico

Es difícil decir qué tipo de efecto tiene el material nuevo en un ciclista o en su rendimiento. Una analogía razonable sería ver qué ocurre cuando te compras calzado nuevo o una nueva chaqueta moderna: durante un breve período de tiempo, sentirás probablemente que eres el centro de atención (¡no lo niegues!), por lo que supongo que podríamos interpretar esta sensación como confianza en uno mismo. Si extrapolamos esto al MTB, si te adueñas del último grupo de MTB Shimano Di2, entonces podemos asumir que todas las miradas se fijarán en ti. Puede que esto mejore o no tu rendimiento (la denominada "ansiedad de desempeño"), pero por lo menos podrás disfrutar de unas tecnologías increíbles a tu disposición; en mi opinión esto supondría una mejora en la calidad de rodaje.

Llevar a cabo una renovación de componentes en el momento adecuado (cuando los necesites) podrá ayudarte realmente a mejorar tu confianza al recorrer los senderos. Al fin y al cabo, tienes que fiarte al 100% de tu bici y de todas sus piezas para poder sacarle realmente el máximo partido a tus sesiones ciclistas.

Renovar o no renovar: ¡esa es la cuestión!

El dilema mental al que me enfrento cuando estoy considerando la idea de renovar los componentes de mi bici suele resumirse con el siguiente proceso:

  • Quiero piezas nuevas y relucientes para mi máquina.
  • No, no las necesitas. Las que tienes ahora te valen perfectamente, sé razonable.
  • Con ese nuevo manillar de carbono más ligero podría reducir unos cuantos gramos, ¿qué problema hay?
  • No necesitas un manillar nuevo, el tuyo de aluminio y 345 gramos te sirve perfectamente.
  • Mira, ya sé que unos componentes nuevos no me harán más rápido, pero tampoco me harán más lento y me gusta cuidar de mi bici, me ayuda a darle caña a mis sesiones.
  • Decisión tomada: ¡hora de renovar y de empezar la locura ciclista!

(Si te gusta cualquiera de los siguientes componentes o accesorios con los que renovaré mi bicicleta, haz clic en la imagen correspondiente y podrás leer más información sobre los productos).

Manillar de MTB Renthal Fatbar Carbon

Plato individual estrecho/ancho Race Face

Maneta de freno de disco y pinzas PM Shimano SLX M675 Bled

Pedales Chromag Scarab

Piñón expansor de relación de cassette e.thirteen (42D)

Puños de manillar Renthal (con bloqueo)

Cassette Shimano Dyna-Sys SLX (10 velocidades)

Cadena de MTB Shimano HG-X (116 eslabones, 10 velocidades)

Golosinas Haribo Tangfastics

Advertencia: me gustaría constatar que no soy un psicólogo cualificado, y aunque me gradué en Psicología (con honores), esto me convierte de ninguna manera en un psicólogo apto, ¡y mucho menos en uno especializado en el ciclismo de montaña!

Acerca del autor

Imagen de naveed
Naveed Nasir
Published on: 05 Dic 2015

Naveed is Wiggle’s site editor and bike aficionado. At 6’6” tall he has an affinity for big bikes! He has been in love with mountain biking since the days of Tomac, Lopes and Overend.