Publicado en Run
Pic of Sarah in Moab

Me he apuntado a una carrera de 10 km…

Hola, soy Sarah Pain y soy ciclista. Pero ha llegado la hora de hacer frente a la realidad y sincerarme: no soy para nada lo que hoy en día llaman una runner.

Durante mi día a día estoy rodeada de compañeros de trabajo majísimos que además también son atletas increíbles, que salen a correr haga el tiempo que haga, corren maratones, participan en carreras de trail por barro y montaña, etc. Es una pasada y los admiro enormemente, pero después de hacer la Great South Run (una carrera de 16 km) hace 6 años me convencí a mí misma definitivamente que lo mío eran más las dos ruedas y los pedales… Me encanta montar en bici, soy buena compitiendo (¡modestia aparte!) y soy capaz de soportar bastante bien la combinación de dolor/disfrute en términos generales. Por el contrario, a pesar de estar en forma y tener una buena salud cardiovascular, mis piernas están acostumbradas a pedalear, no a correr, un deporte que me resulta difícil y en ocasiones hasta me provoca lesiones. Y aún por encima, ni siquiera considero que me guste correr.

Así que imagínate mi sorpresa cuando me apunté (por voluntad propia) ¡a una carrera de 10 km en Brighton! ¡Pero qué locura!

He participado en bastantes desafíos ciclistas durante este último año y me encantan, pero en cierto modo estoy aprendiendo aún ahora todo lo que puedo llegar a conseguir hacer sobre la bici. Pero un RETO de verdad (o eso pensé) sería algo que no estuviese del todo segura que podría lograr hacer. Como una carrera, por ejemplo.

Ahora me toca estirar las piernas, mentalizarme y ponerme las zapatillas (puede que el buen tiempo no me acompañe, pero bueno, qué te voy a contar: soy ciclista de MTB, ¡algo de lluvia o barro no me espantan!). Hace poco me he atrevido por fin a salir a correr por primera vez desde el verano pasado. Decidí empezar muy poco a poco y tomármelo con calma, a paso moderado pero constante; es decir, concentrarme en la técnica en lugar de correr lo más rápido que pude (y arriesgarme a lesionarme). Al final conseguí hacer algo más de 3 kilómetros a un ritmo uniforme. Mantuve mi respiración constante, me concentré en mi estilo de running (sin duda cuestionable a estas alturas) y la verdad es que quedé bastante contenta por haber conseguido finalmente hacer esos 3 km sin tener que parar. Puede que esto te suene a logro de pacotilla, ¡pero para mí fue un pequeño gran progreso!

Foto de las piernas de un grupo de gente corriendo

¿Ciclismo o running?

Quizá debería añadir cuál era mi incentivo (por supuesto, tenía uno): mi compañera de running para este desafío iba a participar en un evento con MI bici de montaña delante de mí. Así que ya puedes imaginarte lo bien que me lo iba a pasar quejándome de sus fallos: ‘¡No, no y no! ¿Cómo se te ocurre rebotar con la suspensión puesta y frenar al mismo tiempo? ¿Estás loca?’, etc., etc.

Afortunadamente ambas sobrevivimos a nuestra primera carrera y he de confesarte algo… me ha gustado. Me gustó el hecho de que no tuve que prepararme y sacar la bici, completar las comprobaciones generales obligatorias antes de empezar a rodar, etc. Simplemente tengo que cambiarme, calzarme ¡y listo! Sin complicaciones. Me gustó la libertad de poder hacerlo. No obstante, lo que NO me gustó, fue el dolor de piernas al día siguiente (y al siguiente y el día después…), pero supongo que esto cambiará a medida que vaya mejorando.

Este fue mi primer intento y ya estoy planeando la segunda ronda muy pronto, con una distancia algo mayor y, con algo de suerte, seguiré disfruntando de este deporte. Obviamente, continúo sumando kilómetros en bici (carretera y MTB), pero puede que la gente tenga razón y que haya algo de especial en este tipo de "entrenamientos interdisciplinarios"…

La carrera es en abril así que tengo menos de 3 meses para convertirme en una verdadera runner en condiciones. ¡A luchar se ha dicho!

Acerca del autor

Imagen de sarah
Sarah Pain
Published on: 18 Mar 2015

Wiggle’s marketing category manager Sarah Pain is an avid mountain biker who also races for Team Wiggle. When Sarah’s not busy planning marketing campaigns she’s usually planning her next epic mountain bike adventure.